Tag Archives: agua

Experiencia

En momentos donde próximamente se permitirá la apertura de piscinas públicas para actividades recreativas y competitivas. Es importante evaluar aspectos relacionados al uso de estos espacios y el SARS-CoV-2.

Para empezar no hay evidencia de que el virus que causa COVID-19 pueda transmitirse a las personas a través del agua en piscinas, jacuzzis, spas o áreas de juego con agua (CDC).

El agua de las piscinas es tratada con agentes desinfectantes principalmente cloro y en los niveles que exige nuestra legislación (2 a 3 mg/L) se elimina cualquier residuo del virus en el agua.

Otro aspecto importante es la carga o la cantidad de bañistas permitida en una piscina. A partir de la aparición del virus con el objetivo de evitar contagios se deben seguir los lineamientos del Ministerio de Salud en cuanto al distanciamiento de las personas tanto dentro como fuera de la piscina.

Para reducir el riesgo de contagio el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) hace las siguientes recomendaciones:

  1. Aplique el distanciamiento social tanto fuera como dentro de la piscina.

  2. Báñese antes de meterse en el agua. Enjuagarse en la ducha por solo un minuto ayuda a eliminar la mayoría de las cosas que podrían estar en el cuerpo del nadador.

  3. Los operadores de las piscinas, jacuzzis o spas deben monitorear los niveles de cloro cada hora cuando hay bañistas y mantenerlo entre 2 y 3 mg/L de cloro libre.

  4. No nade ni permita que los niños naden cuando estén enfermos de diarrea.

  5. Evite sumergirse o tragar agua.

Las personas deben continuar protegiéndose a sí mismas y a los demás en lugares recreativos acuáticos dentro y fuera del agua, practicando el distanciamiento social y la buena higiene de las manos.

¿Puede transmitirse el COVID-19 por medio del agua potable?
Según la Organización Mundial de la Salud agua potable es el agua para consumo que cumple con los valores guía: microbiológicos, químicos, de aceptabilidad y radiológicos¸ establecidos por cada nación.

El cumplir con los valores establecidos en las regulaciones locales aseguran un agua para consumo inocua, reduciendo el riesgo de brotes de enfermedades entre la población así como la afectación a la salud de los consumidores.

En las diversas pruebas que se han realizado en todo el mundo, no se ha detectado presencia del virus COVID-19 en el agua potable.

La morfología y la estructura química del SARS-CoV-2 es muy similar a la de otros coronavirus, que en estudios han demostrado que el agua no es una vía de transmisión relevante.

Por esta razón la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que “el riesgo de contagio de COVID-19 es bajo cuando se refiere a agua potable”. Según el conocimiento actual el nuevo corona virus (SARS-CoV-2) se transmite principalmente a través del contacto directo entre personas o superficies contaminadas.

Factores que reducen el riesgo al mínimo de una posible transmisión del nuevo coronavirus por medio de agua potable son:

  • Uso de fuentes agua subterránea (pozos) bien protegidos de actividades humanas.
  • Cuando se utilicen fuentes de agua superficial, someter el agua cruda a tratamientos como: floculación, filtración, adsorción y desinfección.
  • Para desinfectar el agua potable de forma efectiva contra coronavirus utilizar: ozono, radiación UV o la desinfección con cloro o dióxido de cloro.

En conclusión, el agua potable, que se obtiene, procesa y distribuye de acuerdo con las reglas tecnológicas generalmente reconocidas, está muy bien protegida contra todos los virus, incluidos los coronavirus.

Links Relacionados:
German Environment Agency, opinión: “Drinking water and the coronavirus SARS-CoV-2”
Organización Mundial de la Salud
Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos