Author Archives: Harry Hernández

Bioanalitica primer Lab 4.0 Haga clic para Tweet
En este inicio de año implementamos la digitalización de todas nuestras operaciones de campo, lo caul supone un gran paso en busca de nuestra meta: Bioanalítica sea el primer Lab 4.0 de Centroamérica y el Caribe.
 
La transformación digital es uno de los objetivos de Bioanalítica en el año 2021, el manejo de datos y uso de los mismos para identificar patrones y poder brindar soluciones integrales a nuestros clientes ha sido parte fundamental de nuestra filosofía de organización.
 
Esto nos tiene muy motivados ya que a nivel ambiental esto implica reducir el consumo de 10000 (diez mil)  hojas de papel al año.
 
Por otro lado la información de nuestros clientes está mejor protegida y aumentamos los niveles de trazabilidad de la misma.
Experiencia

En momentos donde próximamente se permitirá la apertura de piscinas públicas para actividades recreativas y competitivas. Es importante evaluar aspectos relacionados al uso de estos espacios y el SARS-CoV-2.

Para empezar no hay evidencia de que el virus que causa COVID-19 pueda transmitirse a las personas a través del agua en piscinas, jacuzzis, spas o áreas de juego con agua (CDC).

El agua de las piscinas es tratada con agentes desinfectantes principalmente cloro y en los niveles que exige nuestra legislación (2 a 3 mg/L) se elimina cualquier residuo del virus en el agua.

Otro aspecto importante es la carga o la cantidad de bañistas permitida en una piscina. A partir de la aparición del virus con el objetivo de evitar contagios se deben seguir los lineamientos del Ministerio de Salud en cuanto al distanciamiento de las personas tanto dentro como fuera de la piscina.

Para reducir el riesgo de contagio el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) hace las siguientes recomendaciones:

  1. Aplique el distanciamiento social tanto fuera como dentro de la piscina.

  2. Báñese antes de meterse en el agua. Enjuagarse en la ducha por solo un minuto ayuda a eliminar la mayoría de las cosas que podrían estar en el cuerpo del nadador.

  3. Los operadores de las piscinas, jacuzzis o spas deben monitorear los niveles de cloro cada hora cuando hay bañistas y mantenerlo entre 2 y 3 mg/L de cloro libre.

  4. No nade ni permita que los niños naden cuando estén enfermos de diarrea.

  5. Evite sumergirse o tragar agua.

Las personas deben continuar protegiéndose a sí mismas y a los demás en lugares recreativos acuáticos dentro y fuera del agua, practicando el distanciamiento social y la buena higiene de las manos.

El COVID-19 ha sido detectado en las heces inclusive antes de que las personas presentes síntomas de estar contagiados, lo que es muy útil esto representa una alerta temprana para detectar brotes del virus.La metodología propuesta para frenar la propagación del virus es evaluar las heces y orinas excretadas por toda una comunidad mediante sus aguas residuales para conocer el estado de salud de todos sus integrantes tomar medidas para impactar positivamente a cientos o miles de personas.

Por otro lado con el uso de PCR cuantitativo es posible determinar inclusive cuantas personas en una comunidad estan contagiadas a partir del análisis de las aguas residuales.La evaluación de las aguas residuales para detectar COVID-19 tiene los siguientes beneficios para el control de brotes:

  1. Las personas excretan en sus heces el virus antes de mostrar síntomas, esto permite realizar una detección temprana y tomar medidas antes de que ocurra un brote de COVID-19.
  2. Es posible detectar el COVID-19 entre personas con síntomas y personas asintomáticas.
  3. Ante la imposibilidad de realizar pruebas individuales a toda la población, es una alternativa económica que permite evaluar a toda una comunidad de personas.
  4. Se reduce el riesgo de contagio del personal de salud, ya que no se tiene contacto con personas infectadas para tomar las muestras.
  5. La información generada facilita la toma de decisiones de forma preventiva y no reactiva.
En conclusión la epidemiología basada en las aguas residuales para detectar el nuevo coronavirus es una herramienta prometedora para informarnos sobre dónde, cuándo y durante cuánto tiempo debemos intervenir para proteger tanto a las personas como a la economía.